lunes, setiembre 28, 2009

Reuniones: Discurso cena de egresados - 2009

Discurso leído por Miguel Angel Riera en ocasión de la cena de egresados del Intituto Roubineau el día viernes 25 de septiembre de 2009.

Buenas noches, a continuación voy a leer un discurso en nombre de la primera promoción de egresados, ocurrido hace…….algunos años, en nombre de todos mis compañeros de entonces.


EGRESADOS – PRIMERA PROMOCION.
 
 Me pregunto si hay algo más bello que un recuerdo de juventud; no,  es un resumen de lo que vivimos alguna vez, y que mejor vez en nuestras vidas que  la juventud.
 
Hace muchos años….unos más, otros menos, llegamos  de las manos de nuestros padres, en una experiencia que para todos era nueva y lógicamente no había certeza de cómo resultaría: “estabamos  iniciando un sueño”, siendo los primeros.

        
    Y así, fuimos cambiando según pasan los años,  con el  aprendizaje adquirido dentro y fuera de las aulas;  aprendimos las mejores lecciones en los pasillos, en los recreos, en esas cotidianas conversaciones rumbo a nuestras casas a la salida del colegio con nuestros compañeros, algunas veces el camino estuvo oscuro y quizá más de uno quiso dar vuelta en la
esquina más cercana, pero ninguno lo hizo y, en vez de tener que conformarnos con una esquina, logramos  senderos amplios y luminosos para nosotros solos.

Una de las mejores cosas que podemos hacer para mejorar nuestra vida es hacer amigos, y este lugar “nuestro colegio”, resultó ser el mejor lugar para hacerlos.
Además de encontrar los mejores amigos, para algunos de nosotros, la experiencia  significó también  crecer juntos,  con las risas y las lagrimas que ello implica, ¿Valió la pena?, Sí, y el estar esta noche lo confirma.


Nosotros, los de entonces —como escribió  Neruda— ya no somos los mismos. Hemos crecido, pero intactos están los momentos vividos y compartidos en este lugar.   
 
Démosle entonces esta noche un masaje a nuestros sueños. Cambiemos todo eso que aún puede ser diferente. Hagamos esa fiesta interior que hoy
tenemos motivos de sobra.
 
Sintámonos bien, con cada pequeña cosa, detalle, mirada, palabra, con la presencia y el recuerdo de todos: maestros, compañeros y amigos, los que están y los que estuvieron, todos se han unido para siempre en el recuerdo, pues, qué es el hombre sin esos grandes recuerdos que lo hacen fuerte.

Lo mejor para todos ustedes.


Enhorabuena, ¡Muchas Gracias!



"Este discurso fue escrito por una compañera de promoción a quien creo deben ir todos los aplausos, llamada Mabel Angélica Helman, quien esta noche está ausente aquí pero presente en nuestros corazones.

A continuación, y saliendo un poco del libreto, quiero rendir un homenaje a Monseñor Ramón Roubineau quien gestó este proyecto, sueño hecho realidad, proyecto que iba más allá del nivel medio y llegaba hasta la creación de la Universidad Católica, pero de todas maneras gracias a ese sueño cumplido hoy estamos aquí todos presentes.

Quiero recordar a quien acompañó en esa aventura al Padre Roubineau, a Elisa Ángela Domínguez de Sánchez, nuestra directora en el Colegio del Sagrado Corazón y Rectora en la secundaria, por el empeño y el amor a la educación, por lo que nos inculcó en nuestra formación.

Quiero recordar también a quien fuera nuestra Rectora en el momento del Egreso y que guiara el timón de este buque cuando Elisa se retira, quiero recordar a la Prof. Luz Malic Betchara de Betinotti, quien tuvo que llevar adelante esta empresa educativa en tiempos difíciles.

Gracias a todos ellos hoy somos lo que somos y estamos aquí presentes, para todos ellos nuestra eterna gratitud.

…..y saliendo nuevamente del libreto, vamos a hacer un homenaje a una SEÑORA MAESTRA con mayúsculas, quien nos acompañara en nuestra formación en la primaria y en la secundaria, a quien le haremos entrega de un presente, pido un fuerte aplauso para la Señora Mirtha Sucena Vila de Fernández.

Muchas Gracias." (Miguel Ángel Riera)

No hay comentarios.: